toy-planet-tienda

La cadena de juguetes Toy Planet cerró 2018 con 1% más de facturación, un 7% más con las nuevas tiendas

En un momento poco dulce para el sector del juguete, la cadena de distribución Toy Planet ha conseguido cerrar el año con un 7% más de facturación, alcanzando los 99 millones de euros. Del total de transacciones, algo más de la mitad de los ingresos obtenidos se generó en la campaña de Navidad.

En ese tiempo, en concreto, la compañía facturó 58 millones de euros, apenas un punto porcentual más en comparación con lo ingresado en 2017. Pero, un 7% más si se incluyen las tiendas que la empresa había incorporado en el último año.

“Viendo los datos del sector, todo parece indicar que hemos tenido un comportamiento que nos ha permitido ganar cuota de mercado, algo que nos alegra pues en 2018 se han implantado muchas acciones de las previstas en el Plan Estratégico 2018-2021”, ha asegurado Ignacio Gaspar, director general de la firma.

Entre las razones que explican el crecimiento experimentado, desde la cadena de juguetes señalan la inversión publicitaria en televisión, la renovación de las marcas propias, el refuerzo en la formación de personal, la apertura de establecimientos en Cataluña, el nuevo catálogo de productos y la implantación de cartelería digital en los puntos de venta.

En cuanto al canal online, desde la empresa valenciana han admitido que el porcentaje de total de ventas alcanzado se halla por debajo de lo esperado. Aún así, Gaspar se muestra optimista. “Tenemos mucho margen de mejora, con múltiples opciones para crecer ampliamente en un canal que cada vez pesará más y que debe complementar al canal offline”, ha subrayado el director.

Desaceleración en el sector del juguete

Los resultados obtenidos por la compañía contrastan con los generados en el sector. Según las últimas estimaciones de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), después de cuatro años en positivo las ventas a nivel nacional descendieron un 5%, y se han situado en 1.095 millones de euros. Las exportaciones tampoco resultaron tan elevadas como calculaba el sector. A la espera de resultados definitivos, las ventas al extranjero proporcionaron cerca de 600 millones de euros.

La incertidumbre que generaron los problemas de Toys R Us y La Grande Récré y la ausencia de productos licenciados de éxito ante la escasez de taquillazos infantiles formarían parte de las razones que explicarían la desaceleración del negocio, de acuerdo con la patronal.

La situación global no impide a la cadena de juguetes plantearse objetivos ambiciosos. En concreto, lograr una facturación de 125 millones de euros en 2020 y la apertura de 15 tiendas más en España y alcanzar así los 240 establecimientos. En 2018, la compañía cerró con un total de 225 puntos de venta. 

Spread the love
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Shares