El comercio, en el camino del cliente omnicanal. Mensaje final de Spain Retail Congress

El Spain Retail Congress, que este año se ha celebrado bajo el lema “La era del retail inteligente", cierra su cuarta edición tras un acto que ha contado con la participación de la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto.

Spain Retail Congress, congreso organizado por la Confederación Española de Comercio (CEC) y la revista D/A Retail, finaliza su quinta edición. El acto de clausura ha contado con la participación de la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto; el presidente de la CEC, Pedro Campo; Antonio Garamendi, presidente de CEOE y Antonio Germán, presidente de la omisión de competitividad comercio y consumo de CEOE – C4.

La ministra Maroto ha comenzado reconociendo el gran papel del comercio durante la pandemia y ha afirmado que el Gobierno está coordinando con comunidades autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) un plan de choque con medidas de apoyo para el comercio y la hostelería, dos de los sectores más afectados por las restricciones derivadas de la crisis sanitaria del COVID-19.

“El compromiso del Gobierno es no dejar a nadie atrás y este nuevo plan de choque reforzará las medidas puestas ya en marcha”, ha afirmado durante el acto, en el que ha señalado que la voluntad del Ejecutivo es que medidas como la protección a través de los ‘ERTE de rebrote’ y la prestación extradordinaria para autónomos, “permanezcan el tiempo que sea necesario”.

Tras reconocer que el comercio se enfrenta a “desafíos sin precedentes” en un contexto “difícil” marcado por el COVID-19, Maroto ha abogado por reforzar más la colaboración público-privada y ha anunciado la constitución del consejo asesor de comercio de proximidad para trabajar en un nuevo modelo comercial “más digital, más sostenible y más inclusivo”.

“Caminar hacia la omnicanalidad”

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, ha afirmado que “ante la crisis toca rearmarse, la situación obliga al comercio a adaptarse y reinventarse para responder a los retos que nos plantea el nuevo perfil de consumidor, mucho más digital y reacio al contacto físico, y les aseguro que el comercio está desde ya trabajando en ello”, ha subrayado Campo, quien ha añadido que el debate no es elegir entre canal físico o virtual, “se debe caminar hacia la omnicanalidad” ha señalado.

En este contexto, el presidente de la CEC ha solicitado ser parte activa en este proceso de transformación digital. “Canalizar los planes de digitalización del comercio a través de las organizaciones que lo representamos, permitirá sin duda su implantación de la forma más ágil, directa y eficaz dada la capilaridad de nuestro modelo asociativo” ha afirmado.

Ayudas directas

También, el presidente de la Confederación Española de Comercio ha pedido ayudas directas al sector que garanticen la liquidez a los comercios  e incentiven la digitalización.  “De nada nos valen más préstamos, si no los vamos a poder pagar”, ha señalado Campo.

En su opinión, si bien evitar la propagación de la pandemia constituye un objetivo “ineludible de máxima prioridad”, la restricción de la actividad económica derivada de ese “irrenunciable” control debe ir acompañada de medidas compensatorias “rápidas y suficientes” para los sectores más directamente afectados, como es el del comercio.

Campo ha explicado que el comercio de proximidad está registrando caídas de facturación interanuales que alcanzan el 50% en muchos subsectores, al tiempo que el 15% de los comercios de proximidad que cerraron durante el estado de alarma no ha vuelto a abrir sus puertas.

Y ha querido resaltar la importancia del sector como pieza estratégica en el desarrollo económico y social del país, que en su conjunto, y hasta ahora, daba empleo a 3,2 millones de personas, lo que supone el 17,1% del total de afiliados a la Seguridad Social y supone el 13% del PIB Nacional, según los datos aportados por el presidente de la CEC.

Colaboración

Por su parte, Juan Antonio Germán, presidente de la comisión de competitividad comercio y consumo de CEOE – C4, ha querido remarcar la necesidad de unión en el sector para poder dotarse de una voz fuerte que defienda los intereses comunes.”Es mucho mas lo que nos une que nos seprar en el sector, tenemos que  ser capaces de coperar, para dotarnos de una voz fuerte que nos permita hacernos oir y se tenga en cuenta nuestra opinión, y se nos reconozca como una actividad clave y esencial” ha señalado.

Para finalizar, Antonio Garamendi, presidente de CEOE, ha expresado la necesidad de poner en valor el término de comercio de proximidad, no solo por su importancia en términos de empleo y actividad económica, sino como agente dinamizador también de la actividad social y cultural de los pueblos y ciudades. “Las ciudades están vivas porque hay personas y porque hay comercio cercano, ese comercio de barrio que no debemos olvidar”.