IKEA CEO

Jesper Brodin, nuevo CEO de Ikea desde el pasado mes de septiembre, acudió al Foro de Davos. Allí habló de cómo las marcas deben alinear su oferta a otras necesidades de los nuevos consumidores.   El cambio en el concepto en el consumo es veloz. ” Si las últimas décadas fueron las del consumo masivo, llega ahora el turno de la circularidad masiva”

EN CORTO 

 

Transformar IKEA en un negocio circular es uno de nuestros grandes objetivos y retos para el futuro. Se trata de utilizar los recursos de forma más inteligente y de diseñar desde el inicio productos que se puedan reconvertir, reparar, reutilizar, reciclar o vender de nuevo de alguna forma. Para esto se necesita una mentalidad innovadora y trabajar en colaboración con muchos interlocutores”. 

 

En Japón, Ikea ha lanzado un programa de recompra de productos, que permite a los clientes vender sus muebles usados en lugar de desecharlos.

 

En Davos, Ikea,  recogía el premio Accenture de Estrategia de Multinacionales de Economía Circular  (Accenture Strategy Circular Economy Multinational)  

 

IKEA PREMIOS

“Estamos solo en el comienzo. Este premio es inspirador y nos indica que nos encontramos en el buen camino”  indicaba Peter van der Poel, Managing Director, Range & Supply, Inter Ikea Group, encargado de recoger el galardón.

En concreto, Ikea ha recibido este premio,  como “reconocimiento a su trabajo de transformación del negocio en todos los campos: desde el desarrollo de producto, la obtención de materiales, el desarrollo de la cadena de suministro, el ajuste de la logística, hasta el desarrollo del encuentro con los clientes.”

Circulars es una iniciativa del Foro Económico Mundial y del Foro Internacional de Líderes Jóvenes, y es el primer programa de premios de economía circular. Estos premios están dirigidos a individuos y organizaciones del comercio y de la sociedad civil. Hay siete categorías creadas para celebrar y rendir homenaje a las facetas del movimiento de economía circular, en la escena global de alto nivel.

Transformar Ikea para utilizar los recursos de forma más inteligente, diseñando desde el inicio productos que se puedan reconvertir, reparar, reutilizar, reciclar o vender de nuevo de alguna forma, es el objetivo.

Como muestra, la última acción a modo de prueba en Japón, un programa de recompra de mobiliario,  que permite a los clientes vender muebles usados ​​en lugar de desecharlos. Con ellos, Ikea pasa a reciclar o reutilizar algunas piezas, y propone también un programa de  “muebles en alquiler”.

Con ello, no solo busca satisfacer a las economías menos favorecidas con precios más asequibles. También adaptarse a muchos nuevos consumidores que no gustan de comprometerse con mobiliarios duraderos o simplemente tienen gustos cambiantes.

 

SABER MÁS 

Jesper Brodin, nuevo CEO de Ikea, sustituía en el pasado verano a Peter Agnefjäll, quién llevaba en el puesto desde 2012,  tras  su salida voluntaria de la compañía tras 22 años. Brodin, sueco, de 48 años, y  exayudante de su fundador Ingvar Kamprad,  comenzó a trabajar en la compañía hace veinte años como jefe de compras en Pakistán. Ocupaba desde hace cuatro años la dirección de Ikea en Suecia