La tecnología, aliada del retailer contra el desperdicio alimentario

 Europa genera el 14% del desperdicio mundial de alimentos y España es el séptimo que más comida desperdicia del continente, con 7,7 millones de toneladas

desperdicio alimentario

Más de dos tercios de las empresas de la gran distribución considera que el desperdicio alimentario  generado con su actividad es menor o mucho menor que hace tres años. Una de las claves es la mejora en la gestión de los productos descartados para la venta. Un 83% de las empresas cuenta en la actualidad con una estrategia para optimizar la identificación y la gestión de excedentes.

Los datos los aporta el Estudio” Gestión del desperdicio alimentario en la gran distribución’,  realizado por  Nielsen y Checkpoint, en colaboración con AECOC, en el que se analiza el impacto de la pérdida de alimentos frescos en las grandes cadenas detallistas.

El estudio, ha sido  presentado en Madrid  en el Punto de Encuentro AECOC  contra el desperdicio alimentario que  ha reunido a más de 300 profesionales de empresas, administraciones y ONG y ha contado con empresas y proyectos como Damm, Too Good to Go, Upprinting Food, Upprinting Food, Grupo Nufri, Sonae, Food for Soul, Gate Gourmet y Campos Estela

Según el Informe,  un 3,5% de los alimentos frescos en la distribución no llegan a comercializarse por diferentes razones. De ellos, el 2,05 %  acaban desperdiciados.  Por secciones, la de frutas y verduras son  las que generan mayor cantidad de productos descartados (el 50% de los participantes en el estudio así lo indica),  por delante del pescado (42%) y de la carne (8%).

Sobre las fases en las que se genera el desperdicio, el 75% de las cadenas participantes en el estudio de Nielsen y Checkpoint apunta a la manipulación de los productos por parte de los consumidores, mientras que un 42% considera que también se genera pérdida en la manipulación en la venta asistida y un 33% que señala deficiencias en el transporte desde la plataforma logística hasta los puntos de venta.

Tecnología para la gestión

Precisamente, la fragilidad en la manipulación de los productos es la principal causante de desperdicio de frutas y verduras, según el 67% de los encuestados, y también del pescado (42%), al mismo nivel que la facilidad del género por estropearse y la dificultad para controlar su rotación.

Sobre los procesos de identificación del desperdicio, el 58% de la potencial pérdida se localiza a través de protocolos de supervisión específicos, basados en el control sistemático del stock o el análisis visual del género. El 17% se identifica a través del uso de tecnologías que generan alertas y otro 17% se produce mediante el análisis de fechas de vida y consumo óptimo. Solo el 8% se detecta a través del aspecto de los productos.

 En cuanto a la estrategia utilizada para prevenir el desperdicio, el 42% de los distribuidores se apoya en el uso de la tecnología, como apps para la gestión del producto no comercializable y etiquetas para seguir la vida útil del alimento.  Junto a este desarrollo tecnológico, las cadenas centran sus estrategias en una mejora en la gestión de los stocks, de los procesos logísticos y una mayor coordinación entre los departamentos implicados en el transporte, manipulación y venta del género.

Nuria de Pedraza Barbero, Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales en AECOC,  señala que estamos en un momento importante “donde cada vez hay más concienciación respecto al desperdicio. Debemos aprovechar el momento, ser más sostenibles y contribuir así a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En concreto, el desperdicio alimentario se engloba bajo el Objetivo 12 de Producción y consumo responsables, y es tarea de todos lograrlo”.

David Pérez del Pino, director general en Checkpoint Systems para España y Portugal,  ha comentado su satisfación de  contribuir con este estudio a la mejora de la gestión del desperdicio alimentario. “Aunque tenemos delante un gran reto, cada vez somos más conscientes de la necesidad de avanzar para limitar el desperdicio, y sabemos que la tecnología juega un papel importante en este avance para poder gestionar la vida útil del stock.” ha dicho Pérez del Pino.

 Cristina Blazquez, Consumer & Shopper Insights Senior Executive en The Nielsen Company, opina que estudios como éste son muy importantes “porque nos ayudan a conocer el punto en el que nos encontramos en cuanto al desperdicio alimentario y a pensar a dónde queremos llegar. De esta manera, se pueden adoptar las soluciones más adecuadas, desde el retailer hasta el consumidor, para solucionar los problemas que existen”.

 

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.