Agricultura, industria, distribución y hostelería,  las cuatro ramas de actividad relacionadas con la gastronomía, suponen una producción conjunta valorada en 388.159 millones de euros, equivalente al 33% del PIB en España 

Los cuatro sectores relacionados con la gastronomía, ocupan 3,73 millones de trabajadores, un 18% del total del empleo español

gastronomia española

 

En el contexto de España como potencia gastronómica, con productos en la franja premium del mercado internacional KPMG ha elaborado un informe que, con el título de “La gastronomía en la economía española”,  ha realizado entrevistas realizadas a expertos sectoriales, para conocer el valor que tiene la actividad gastronómica en su conjunto. En el, se han considerado desde la producción agrícola, ganadera y pesquera (con el comercio interior y exterior) hasta la industria de alimentación y bebidas, la distribución y lo que es la alimentación en sí, tanto en los hogares como en la hostelería.

Del mismo estudio se extraen datos importantes. Los productos alimentarios representan el 17% del total del comercio exterior español y suponen el 15,5% del gasto realizado por los turistas internacionales en España. Además, otro de los elementos que hace que la gastronomía tenga un valor económico destacado es el hecho de que España cuente con 206 restaurantes con estrella Michelin, uno de los ratios más elevados del panorama internacional.

Carlos Peregrina, socio responsable de Consumo de KPMG en España, considera que “igualmente, los procesos de producción se ven afectados también por la irrupción tecnológica, que transformará el sector primario en las próximas dos décadas. El uso avanzado de datos, así como la innovación en nuevos dispositivos de sensorización serán herramientas necesarias para asegurar la calidad de las producciones y su sostenibilidad que, sumado a la diferenciación de los productos y la aportación de un valor añadido perceptible a los consumidores, serán aspectos cruciales para diferenciarse en un mercado cada vez más competitivo”.

En cuanto a la perspectiva del turismo Luis Buzzi, socio responsable de Turismo de KPMG en España, cree que “los perfiles de los viajeros están cambiando rápidamente y de forma significativa con la llegada de las nuevas generaciones. Los millenials viajan para experimentar los productos locales, huyen de la comida industrial, prefieren los pequeños restaurantes antes que los sitios turísticos, prefieren lo auténtico sobre la comodidad. La Generación X y los baby boomers, en cambio, buscan la tradición y la calidad para una experiencia completa de cultura, ocio, deporte y gastronomía de calidad. España reúne ambas características para cumplir con las expectativas de los dos grandes grupos de viajeros, y en el equilibrio y el desarrollo adecuado de los dos modelos estará la clave del éxito”.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •