La entrega en grandes ciudades, el gran reto del sector logístico en ecommerce

(De izq. a der.) Cristobal Agüera, senior executive de Zoomlo everis group, y Ramón García, director de innovación y proyectos de CEL

Cristobal Agüera, senior executive de Zoomlo everis group, y Ramón García, director de innovación y proyectos de CEL en un momento de la presentación del Estudio ‘La logística del ecommerce 2019’

En un contexto en el que cada año crece el número de pedidos realizados por internet, múltiples son los retos a los que se enfrenta el sector de la logística. La restricción de vehículos contaminantes en el centro de las ciudades para 2025 o la necesidad creciente de un mayor número de repartidores se alzan como los principales desafíos del futuro próximo. 

Así lo han señalado Ramón García, director de innovación y proyectos del Centro Español de Logística (CEL) y Cristóbal Agüera, ‘senior executive’ de Zoomlo everis group, durante la presentación del estudio ‘La logística del ecommerce 2019’ en la feria Logistics & Distribution, celebrado en Ifema los días 13 y 14 de noviembre. 

A pesar de que en España, en 2018, el comercio electrónico facturó 430.000 millones de euros – situándose en quinta posición en el ranking de países europeos con mayor peso del ecommerce-, sólo un 28% de pedidos que se registran requieren de una entrega física. Un porcentaje inferior a otros mercados europeos, pero que trae consigo retos para el sector logístico. 

Según Agüera, en España “hay mayor satisfacción de cliente que la media europea”. Un 91% de españoles aseguran no haber tenido ninguna incidencia, frente al 69% europeo. En aquellos que sí, el tiempo de entrega protagonizó la mayoría de las incidencias. En el último año, un 37% de pedidos fueron entregados en malas condiciones, un 35% llegaron con retraso y un 28% no llegó nunca a recibirlo

Con el objetivo de reducir tales incidencias, el director de innovación y proyectos del CEL, Ramón García, ha señalado la tendencia de las compañías logísticas de localizar terrenos en las principales ciudades con el fin de instalar un centro ‘fulfillment’ y dar un servicio más rápido. Lo que ha originado, subraya García, en un incremento del precio del suelo y el interés de instalar microhubs, aunque “las normativas existentes no responden a las necesidades de esos microhubs”. 

Escasez de repartidores cualificados

Se suma el reto de enviar el pedido a los domicilios situados en el centro de las ciudades, cuando en las grandes urbes se está empezando a regular el acceso de vehículos contaminantes. En 2023, las ciudades de más de 50.000 habitantes tendrán que delimitar zonas centrales con acceso limitado a este tipo de transporte y definir zonas de bajas emisiones. Y un mayor volumen de tráfico, que alarga los tiempos de entrega. García ofrece un dato. En 2018, el transporte de mercancías en el centro de las ciudades aumentó un 11,72%

El crecimiento que se espera del comercio electrónico – se prevé que para 2021 el número de compradores en tiendas virtuales aumente un 3,6%-, incrementa la necesidad entre las empresas de logística de contratar a más repartidores. Según Agüera, a finales de este año, se espera un 7,3% más de contrataciones. Y de otro perfil, además. De acuerdo con García, “se necesitan repartidores que cuenten con las habilidades propias de lo que se espera hoy día”, ya que “el final de la experiencia de cliente recae en el repartidor”. 

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.