Debate en Francia. Del retraso del Black Friday a “Navidad sin Amazon”

Amazon ha decidido sumarse a otros retailers, como Carrefour y Leclerc, y posponer la celebración del Black Friday hasta el 4 de diciembre. El gigante estadounidense, está en el punto de mira del debate público, después de la campaña "Nöel sans Amazon" (¨Navidad sin Amazon") creada por dos diputados que denuncian ahora haber sido objeto de un ciberataque, lanzado desde los "servidores de un consultor TI, especializado en marketplaces"

Con el aplazamiento del Black Friday, Carrefour, Leclerc, Amazon, responden a la presión de muchos comerciantes con actividad en “negocios no esenciales” cerrados en Francia desde el 30 de octubre, como parte de un nuevo confinamiento nacional programado para durar al menos hasta el 1 de diciembre.

En el caso de Amazon, coincide con la campaña “Navidad sin Amazon”, al tiempo que da respuesta a la presión en aumento en los últimos días que ha tenido reacción en el gobierno. Ante el enfado de los pequeños comerciantes, obligados a mantener las puertas cerradas durante el confinamiento, el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, pidió a los distribuidores y tiendas online que pospongan el Black Friday, prevista para los próximos 27 al 29 de noviembre.

La medida fue adoptada inicialmente por Carrefour, cuyo presidente, Alexandre Bompard hacía pública hace unos días la decisión del Grupo, después de una una conversación telefónica con el ministro de Economía “para promover la reapertura de las pequeñas empresas

Leclerc se sumaba poco después. La decisión ahora del gigante estadounidense, un hecho considerado como “inédito”, allana el camino para un aplazamiento general de la campaña promocional, que puede ser promovido desde el propio gobierno del país galo, en una situación límite que podría derivar en permitir la apertura de todos los comercios antes de la fecha prevista de confinamiento general.

Una medida difícil. Vista con aplausos por unos y con preocupación también por la mayoría de distribuidores, con todas sus campañas previas a la celebración de este periodo promocional de ventas.

“Navidad sin Amazon”

La presión de los comerciantes ha llegado al debate político. El martes 17 de noviembre, dos diputados franceses, lanzaban la campaña “Nöel sans Amazon”. Al objetivo de la campaña, “no utilizar la plataforma de Amazon durante el periodo navideño”, pronto se sumaron políticos de izquierda y ecologistas.

“Querido Santa Claus, este año tomamos el compromiso de una #NavidadsinAmazon”, escriben los firmantes, entre ellos, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo (PS), o el alcalde de Grenoble, Éric Piolle (EELV), personalidades del mundo de la cultura y asociaciones diversas, como Greenpeace, la Confederación de Comerciantes de Francia y el sindicato de libreros. La petición, que recogió más de 30.000 firmas en un día, aboga por favorecer el uso de tiendas locales o la economía circular para los regalos de Navidad.

La carta “Navidad sin Amazon”, lanzada el martes 17 de noviembre en la plataforma We Sign It por Matthieu Orphelin (ex-LREM) y François Ruffin (LFI), fue víctima de un “ciberataque a gran escala durante la noche del martes al miércoles, a través de 218 servidores pertenecientes a la misma persona cuya identidad se pudo encontrar”, han denunciado los peticionarios.

En un comunicado, señalan directamente a un consultor “que dirige varias empresas de TI especializadas en reputación electrónica, marketplaces, lobbying y e-marketing, certificado por Amazon Web Services.” Aclarando que no hay constancia, por el momento, de que Amazon esté directamente involucrado en el hecho.

“El daño es real, dicen. “Se agregaron varias decenas de miles de aportes fraudulentos, en un intento de sobrecargar el servidor que aloja la petición, para hacerla inaccesible y deteriorar el conteo y la base de datos de firmantes”. Y añaden, “es también un intento de interferir en el debate público para romper una dinámica de movilización ciudadana, sobre el tema tan sensible del desarrollo de la Amazon en Francia

La cifra

Amazon controla el 16,5% del total de 44.500 millones de euros del canal ecommerce en Francia. Una cifra que supone el 1 % del conjunto del comercio detallista, según estimaciones de Kantar

Eco en Barcelona

La llamada pronto llegaba a España. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha lanzado un llamamiento a los ciudadanos a no comprar en Amazon, ni en grandes plataformas online esta Navidad y ha pedido que lo hagan en el comercio de proximidad.

Se suma así a la alcaldesa de París y a otros representantes franceses del manifiesto en contra del gigante electrónico. “Nada de comprar en Amazon, ni en grandes plataformas que no solo no tributan, sino que no tienen ningún valor añadido en nuestra ciudad”  pedía Colau durante la entrega del Premi Barcelona Comerç 2020.

Empresarios y Amazon, responden

La respuesta no se hizo esperar. La patronal Foment, ha pedido a la alcaldesa “plantee soluciones maduras y solventes y no planteamientos primarios orientados al boicot” con un mensaje que consideran  “impropio, inadecuado y populista” .

Amazon, por su parte, a través, de un comunicado, expone que “trabaja con más de 2.000 pequeñas empresas y comercios en Cataluña, liderando el ranking de comunidades con más pymes que venden en las tiendas de Amazon”.

“Las pymes catalanas que venden en Amazon, son las segundas que más exportan de España y registraron en las tiendas de Amazon ventas internacionales superiores a los 100 millones de euros en 2019″.

La plataforma, añade el comunicado, dispone de tres centros logísticos en El Prat, Martorelles y Castellbisbal; un centro logístico urbano en Barcelona que ofrece entregas rápidas a través de Prime Now, un centro de distribución en Barberá del Vallés y tres estaciones logísticas ubicadas en Barcelona, Martorelles y Rubí.