Couche-Tard renuncia a Carrefour. Frente a la oportunidad, a corto, se impone la bandera

Fin a la tormenta política-empresarial en Francia. Carrefour no será canadiense. Couche-Tard retiraba su oferta el viernes por la tarde. Ambos grupos hablan ahora de una "cooperación operativa"

(Por Alicia Davara)

Entre el beneficio a corto, la oportunidad o la bandera, se impuso la bandera. En el anuncio filtrado de la posible fusión entre Carrefour y la empresa canadiense Couche-Tard indicábamos en estas páginas  “el poder que ejerce sobre el accionista de Carrefour, o de cualquier empresa nativa en Francia, no solo el capital. También el de su popia bandera”, La tormenta política desencadenada en Francia parece ir en esa dirección

Sea la anticipación en el anuncio de negociaciones, sea el malestar del Gobierno francés o la caída en picado en bolsa del líder europeo,  el canadiense Couche-Tard ha dado un paso hacia atrás y renuncia a la operación de absorción de Carrefour.  Las conversaciones se dirigen hoy a una posible “cooperación industrial y operativa”

Cooperación

En un comunicado conjunto emitido  en la tarde de este sábado, después de una reunión de la Junta de Carrefour, ambas empresas hablan ahora de reconducir las negociaciones hacia una “cooperación industrial y operativa” que salvaría el veto del estado y el malestar de accionistas y consumidores franceses.

Una cooperación que se extendería a “compras en común, comercialización de marcas del distribuidor, trabajar en innovaciones que mejoren la experiencia de cliente o compartir buenas prácticas en el suministro de carburantes”, entre otros aspectos citados en el comunicado.

El anuncio de la renuncia a la compra lo realizaría el viernes el grupo canadiense Alimentation Couche-Tard. La decisión se tomó después de una entrevista entre el Ministro de Economía y Finanzas francés Bruno Le Maire y el fundador y presidente de Couche-Tard y de conversación directa entre Emmanuel Macron, presidente de Francia y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Couche-Tard retiraba la oferta sobre Carrefour  para “evitar desencadenar una tormenta política” señalan algunas fuentes. Aunque esa oposición de los gobernantes pudiera acabar dañando la imagen de Francia de cara a la cooperación empresarial internacional, muchos analistas comienzan a ver un cambio en algunas posiciones por parte de las empresas después de la crisis de la Covid-19, en cuanto a reconsiderar sus operaciones estratégicas fuera de sus fronteras.

Un oportuno  giro y una operación que se presenta interesante. Que marcará también una nueva forma de hacer negocios. “Coopetir”, además de competir, formará parte de las estrategias de éxito futuro

El plan, frustrado, de Couche-Tard

El grupo canadiense se comprometía a respetar los empleos y la cadena de comercialización de alimentos francesas, así como a mantener la cotización de la compañía en París y Toronto. Asimismo, la máxima gestión del grupo resultante caería en una co-dirección en las figuras de Alexandre Bompard y Brian Hannasch, actuales CEO’s de Carrefour y Couche-Tard respectivamente

El plan también incluía mantener las operaciones estratégicas de la compañía en Francia e inyectar 3.000 millones de euros de inversión en el Grupo francés.

  • Una oferta no vinculante es la presentada por Couch-Tard

  • Precio de 20 euros por acción

  • Un precio total de 16.352 millones de euros por los más de 817 millones de acciones de Carrefour.

  • la oferta se materializaría mayoritariamente en efectivo