Bezoya, sostenibilidad integral con “botellas hechas a partir de otras botellas”

Bezoya reafirma su apuesta por la sostenibilidad y la Economía Circular con la integración de plástico 100 % reciclado en sus botellas de agua.

Con el lanzamiento de dos nuevos formatos, de 750ml con tapón spot cap y de 1L, fabricados con plástico 100% reciclado (rPET), el 90% de los formatos de la marca ya están totalmente compuestas por botellas de plástico 100% reciclado, cerrando el ciclo de la Economía Circular y reduciendo al mínimo su impacto medioambiental.

Con los dos nuevos formatos, Bezoya se acerca a su máxima de conseguir ‘botellas hechas a partir de otras botellas’ para no utilizar más recursos, sino reutilizar los que ya existen

El lanzamiento de las botellas de 100% plástico reciclado de 750 ml y de 1L se suman a los formatos pequeños de 330 ml y de 0,5L que ya está fabricando la marca con estas características y a las garrafas de 5L que lo estarán en las próximas semanas. Así, Bezoya da un paso más hacia su objetivo de tener todos los formatos con 100% plástico reciclado para el año 2022.

Este Compromiso, se basa en cinco pilares principales – cuidado de la biodiversidad en el origen; envasado sostenible y residuo cero; producto (envase sostenible y con menos impacto); movilidad sostenible y reciclaje-, ya ha conseguido evitar el uso de hasta 4.600 toneladas de plástico virgen devolviendo, para finales de este año, un total de 187 millones de botellas al ciclo de producción.
Con esta apuesta por la sostenibilidad de sus envases, en 2020 Bezoya ha evitado la emisión de 6,2 millones de KgCO2e a la atmósfera, es decir, el equivalente al combustible empleado por casi 3.000 coches estándar diésel durante un año o el consumo eléctrico usada por 3. 728 hogares españoles.

Para el director de Negocio de Aguas de Pascual, Javier Peña, “el nuevo lanzamiento de botellas elaboradas con plástico 100% reciclado supone un importante paso hacia los objetivos marcados en el Compromiso Bezoya en materia de envases”.

Este hito – añade- “nos empuja a seguir trabajando hacia la sostenibilidad integral y transversal, que ya conseguimos en otras fases de la cadena de valor. Por ejemplo, a nivel de residuos alcanzando el Resido Cero a Vertedero en nuestras plantas de Tres Casas y Ortigosa del Monte y, en cuanto a eficiencia energética, esta última consume un 33% menos que las fábricas medias de sus características gracias a su edificación eficiente certificada con el sello LEED”.