Nestlé reduce ventas un 8,9% por el efecto COVID19

De cara a 2021 la compañía espera una mejora continua "en el crecimiento orgánico, la rentabilidad y la eficiencia del capital en línea con nuestro modelo de creación de valor".

Nestlé ha registrado en el conjunto del año 2020 unas ventas absolutas de 84.343 millones de francos suizos, lo que supone una reducción del 8,9% respecto al ejercicio anterior, según ha informado la multinacional suiza en un comunicado.

Asimismo, su beneficio neto atribuido cayó el 3% en 2020, hasta los 12.200 millones de francos suizos (13.600 millones de dólares, 11.200 millones de euros), en un año en el que la pandemia de la COVID-19 modificó sensiblemente los hábitos de consumo en todo el mundo.

Por zonas geográficas, la facturación en América se contraje un 10% hasta los 34.000 millones de francos suizos, mientras que en Europa, Oriente Próximo y Norte de África (EMENA) las ventas disminuyeron un 6%, hasta los 20.200 millones de francos suizos y en Asia y Oceanía cayeron un 6,3% hasta los 20.700 millones de francos.

Mark Schneider, consejero delegado de Nestlé, señala en un comunicado que “la pandemia no nos frenó: nuestra experiencia en nutrición, capacidad digital, estructura descentralizada y talante innovador nos ayudaron a adaptarnos rápidamente a las nuevas tendencias de los consumidores”, mostrando su moderada satisfacción por los resultados obtenidos.

En la junta de accionistas que se celebrará el 15 de abril de 2021, el consejo de administración de Nestlé propondrá un dividendo de 2,75 francos por acción, un aumento de 5 céntimos respecto del ejercicio anterior, que supondría el vigésimo sexto aumento anual consecutivo de dividendos de la compañía, que ha mantenido o aumentado su dividendo en francos suizos durante los últimos 61 años.

“De cara al 2021, esperamos una mejora continua en el crecimiento orgánico, la rentabilidad y la eficiencia del capital en línea con nuestro modelo de creación de valor”, apuntó Mark Schneider, consejero delegado de Nestlé.