La OCU propone prohibir la publicidad de alimentos no saludables dirigida a menores

Asegura que el código PAOS de autorregulación, firmado en 2005, "ha demostrado ser ineficiente a la hora de regular la publicidad y reducir la obesidad infantil", por lo que lanza una campaña en la que solicita una normativa vinculante.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha salicitado la prohibición de la publicidad de alimentos no saludables dirigida a menores y consideró que el código PAOS de autorregulación, establecido en 2005 para regular la publicidad dirigida a menores de 12 años, “ha demostrado ser ineficiente e insuficiente” a la hora de reducir la obesidad infantil, por lo que pidió la articulación de una normativa “vinculante”.

A finales de 2020, conocíamos que el Ministerio de Consumo tenía intención de prohibir los anuncios de alimentos no saludables dirigidos a menores de 15 años. Pues bien, ahora es la OCU, la que pretende impedir que se emitan estas publicidades.

Por tanto, desde la OCU solicitan la inmediata prohibición de publicidad de alimentos no saludables dirigida a menores. Considerando, además, los recientes resultados del Estudio Aladino, que indican que el 40% de los escolares españoles padecen sobrepeso u obesidad.

Asimismo, demanda que dicha regulación no se limite a horarios de especial protección e impida la participación de personajes famosos para la promoción de alimentos, el emplazamiento de productos en series o programas infantiles o las telepromociones y que extienda dicha prohibición a los ‘influencers’.

Además, solicita que se prohíba el uso de cualquier logo de sociedades sanitarias en el etiquetado, presentación o publicidad de cualquier alimento dirigido a menores así como la venta de cualquier alimento dirigido a menores que tenga asociados, de manera directa o indirecta, regalos, promociones o “cualquier iniciativa ajena a las características intrínsecas del propio alimento que inciten a la compra de este”.

Todo ello, basándose en los perfiles nutricionales como el Nutriscore, que, a su juicio, obligaría a los fabricantes a mejorar el perfil nutricional de sus productos si quieren seguir publicitándolos y promocionando, a su vez, hábitos saludables entre los menores en medios de comunicación y en centros educativos.

Posición del Gobierno

A finales de 2020, el Ministerio de Consumo anunció su intención de prohibir los anuncios de alimentos no saludables dirigidos a menores de 15 años.

La limitación incluirá la prohibición de la participación de personas famosas y personajes animados en estos espacios comerciales, tanto en televisión como en las salas cinematográficas, en todos los anuncios que el departamento considere que van dirigidos a menores de hasta 15 años —antes la norma amparaba tan solo a los menores de 12— y con especial protección en el horario infantil.