El consumo de productos de las categorías de frutas y verduras, constituyen en la actualidad una tendencia de consumo en alza, que las cadenas de distribución alimentaria trabajan con estrategias diferenciadas. Supermercados e hipermercados buscan hoy en los productos frescos el tratamiento adecuado, que diferencie unas enseñas de otras.

frutas

Conocer y ofrecer los datos  del comportamiento de esta categoría, es el objetivo de IRI, al  incorporar  los productos de peso variable del lineal de frutas, verduras y hortalizas en su medición de mercado de hipermercados y supermercados en España.

Según los datos ofrecidos por la consultora, la categoría de fruta ha aumentado en lo que va de año, un 8,9% en precio y un 3,2% en volumen en el último año, con un peso del 5,25% sobre el total alimentación. Por su parte, la de verdura, que supone un 4,18% del total alimentación y bebidas, también ha experimentado crecimiento; por ejemplo, el segmento que más pesa en la categoría de verduras (19%), el tomate, ha mostrado un aumento de ventas en valor del 5%, mientras que la lechuga (8% de la categoría) y las coles (4%) han visto un crecimiento de ventas en valor del 7%. El pimiento (que tiene un peso del 7%), creció un 2%.

 Además de este crecimiento general, la categoría se ve reforzada por la tendencia actual que apunta a un consumidor en busca de la conveniencia, productos que se adapten a su estilo de vida y tipología de hogar y familia. Desea productos que se puedan consumir de forma rápida, que no contengan raciones extremadamente grandes (y, por tanto, que conlleve un desperdicio del producto).

Por ello, los productos de IV gama (vegetales y fruta listos para comer, o que solo requieren una cocina rápida -tipo microondas-) y V gama (platos preparados de fruta y verdura que no están congelados, por ejemplo productos como pimientos asados en bandeja, refrigerados, o calabaza cocida) están mostrando un gran crecimiento (casi un 13% las verduras y frutas de IV gama, un 5,5% las ensaladas, en cuarta gama; y casi un 10% la categoría de V gama).

Estas categorías, que en España suponen casi 590 millones de € y una cuota del 38% de la sección de platos cocinados y precocinados, cada vez cuentan con una ocupación de espacio mayor en los lineales de productos refrigerados, tanto de supermercados e hipermercados, con una evolución de ventas en valor del 8.23% (total IV y V gama).

El consumidor,  tiende a la premiurización, se preocupa por su salud, busca alimentos de alta calidad, naturales y con sabores diferentes, algo que en el segmento de frutas, verduras y hortalizas se traduce en el crecimiento de los productos eco y bio, con cifras que alcanzan el 47,6% en frutas y el 27% en verduras, aunque hay que precisar que siguen suponiendo una cuota muy pequeña del mercado.

Vera Sanchez-Carpintero, marketing manager de IRI España, explica como la incorporación de esta nueva medición de los productos de peso variable en supermercados e hipermercados, permitirá a los retailers “conocer plenamente a su consumidor para poder tomar decisiones estratégicas” en unas categorías de productos cada vez más valoradas por el consumidor  “que  valora cada vez más una oferta amplia, variada y de alta calidad cuando va a comprar frutas y verduras. Está preocupado por su salud y, por tanto, disponer de una amplia alternativa en este sentido puede hacerle decantarse por uno u otro establecimiento” Esta nueva medición, les aportará a las empresas, una información ampliada y detallada de un segmento de producto que gana peso en la cesta de la compra”

Spread the love
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares