EIT Food lanza “Test Farms” para apoyar a startups agroalimentarias

Bisari Agroinnovation, Ficosterra y Bio2Coat, empresas españolas seleccionadas en la última edición de EIT Foods.

El consorcio Europeo EIT Food ha presentado el programa Test Farmas en 17 países de la UE, con el que buscan ayudar a startups emergentes del sector agroalimentario para probar sus soluciones sobre el terreno, en explotaciones agrarias y ganaderas. 

Hasta el 30 de abril, las jóvenes empresas pueden presentar sus candidaturas en el portal de EIT Food, siendo seleccionadas un máximo de 15 al finalizar el programa, que más adelante se “emparejarán con sus respectivas explotaciones agrícolas para ensayar sus prototipos”. Tras un periodo de pruebas de varios meses, cada explotación organizará una jornada de demostración abierta, con clientes y otros profesionales.

El objetivo del proyecto es ayudar a las empresas emergentes a probar sus soluciones innovadoras para lograr que la agricultura sea más eficiente, beneficiosa y sostenible para el medio ambiente. Con esta iniciativa, las startups seleccionadas podrán realizar sus ensayos con profesionales de la agricultura. Además, se apoyará a las empresas seleccionadas a encontrar inversores.

El proyecto está abierto a startups procedentes de Italia, Portugal, Grecia, Turquía, Bulgaria, Hungría, Rumania, Serbia, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Polonia, Estonia, Letonia, Lituania y España.

El año pasado, tres españolas fueron seleccionadas:

  • Bisari Agroinnovation. Aporta tecnología electrostática permitiendo la polinización asistida de cultivos, tecnología que se probó con productores de almendros de Sevilla
  • Ficosterra. Ofrece biofertilizantes para regenerar el suelo, estimular los cultivos, mejorar la productividad y aumentar la resistencia de las plantas al estrés ambiental, cuya solución se ensayó con agricultores en Portugal.
  • Bio2Coat. Desarrolla recubrimientos comestibles naturales en forma de barrera invisible semipermeable sobre la fruta, que actúan reduciendo la evaporación del agua y protegiendo contra los microorganismos. Su solución disminuye las pérdidas durante el transporte y almacenamiento, mejora el aspecto visual, previene el desarrollo de hongos y no altera los nutrientes. Su tecnología se probó con agricultores de fresa en Huelva.