Para ello, las normas y estándares de intercambio de datos, así como la capacidad de proporcionar a todos, en tiempo real, la información que necesitan para coordinar, prever y anticipar las acciones, se están convirtiendo en el principal desafío. También es clave el conseguir pilotar las tareas de su operación “In House”.

Hoy en día, el I+D y los cambios estratégicos son necesarios para mantener su competitividad, sin perder de vista que sólo el arte de la gestión de la Supply Chain garantizará la calidad de la ejecución y permitirá alcanzar el éxito y la rentabilidad comercial.

Los directores logísticos se convierten en responsables de crear valor justificando un ROI. La cadena de suministro tiene que satisfacer las necesidades del cliente final. El consumidor es cada vez más exigente y con mayor acceso a la información. Exige excelencia en el servicio, con plazos de entrega cada día más cortos. ¡Cuesta mucho sudor ganar un cliente pero se pierde en un suspiro!

Como consecuencia, el Retail necesita diseñar una logística especializada que sepa cómo responder a este nuevo escenario: E-commerce, multiformato, multicanal…. tantas nuevas formas de vender exigen flexibilidad y capacidad de adaptación. A esto le tenemos que sumar el hecho de que hoy en día, las empresas están plenamente concienciadas con su responsabilidad ecológica. Esto supone para los responsables logísticos hacer malabarismos con las nuevas regularizaciones (la huella de carbono,…) tomándolas en cuenta a la hora de organizar su cadena de suministro, en un contexto de responsabilidad social de las marcas.

En este nuevo escenario, el papel de Generix como editor de Software es apoyar y aportar soluciones al mercado, acompañando a las organizaciones hacia estas nuevas necesidades. Las nuevas necesidades no se pueden transformar en encarecimiento de los costes logísticos, sino más bien al revés. Hoy la situación requiere de mayor eficiencia e información precisa y Online para poder tomar decisiones rápidamente. Una vía para conseguir este abaratamiento de los costes logísticos consiste en compartir recursos, almacenes, camiones o proveedores, para obtener economías de escala. El concepto es agrupar stocks de distintos proveedores y compartir la gestión de suministros cargando camiones completos. Las nuevas funcionalidades desarrolladas dentro del concepto TMS facilitan esta puesta en común de las cargas y permiten también optimizar las rutas de entrega. Se gana en la tasa de ocupación del medio y en la optimización del recorrido.

Colaboración, la cooperación vertical hacia una visión integrada y global de los flujos de mercancías. Si vamos más allá, con una colaboración vertical entre industriales, implicará una cooperación entre todos los actores de la cadena de suministro. Generix, como editor de soluciones informáticas, ha aplicado esta idea al desarrollo de portales colaborativos para gestionar de forma más eficiente stocks, pedidos, facturas y pagos. Concentrando todos estos flujos en una sola herramienta se consigue automatización, trazabilidad, visibilidad y control global de los flujos y de las alertas.

Nuevas exigencias: flexibilidad, reactividad y despliegue rápido. En este entorno cambiante, los especialistas en logística buscan modelos ágiles y fáciles de implementar. Una cadena de suministro no puede detenerse por una migración de IT, o esperar durante una implementación de una nueva funcionalidad. Generix ha transformado la arquitectura de sus soluciones y la forma de valorizarlas, siendo pionero en el desarrollo de un modelo SaaS (Software as a Service). Este nuevo modelo tiene impactos financieros, técnicos y funcionales. A nivel financiero se acaba la necesidad de inmovilizar cantidades importantes con la compra de licencias, y se pasa a un pago por uso que permite variabilizar gastos de IT. El usuario tiene acceso a una serie de servicios que se activan en el momento en que se necesitan.

A nivel técnico la organización se olvida de toda la infraestructura de IT necesaria para operar soluciones Supply Chain, y dispone de un nivel de seguridad de los datos mucho más alto del que podrían tener “in house” al poder compartir recursos. Desaparece la cuestión de si se debe instalar un SGA, un TMS, o cualquier otra funcionalidad Supply Chain, y aparece la cuestión de analizar los servicios que satisfagan las necesidades específicas: recepción, envío, preparación, Track & Trace… Finalmente siempre tendrá en mano una versión actualizada teniendo acceso a las últimas funcionalidades sin tener que gestionar o pagar ningún mantenimiento.

Como conclusión, el entorno retail es un entorno cambiante. Esto nos exige cada día mayor flexibilidad y capacidad de adaptación a los diferentes escenarios que se nos proponen. Por otro lado, la colaboración entre los actores principales se hace casi imprescindible, dado que contamos con recursos escasos y tenemos la necesidad de ser eficientes en su uso y aplicación. Y finalmente, la tecnología de última generación nos permite acceder sin necesidad de invertir en inmovilizados transformando dicho coste en variable, aportándonos una visibilidad y control total sobre toda la cadena de suministro y permitiéndonos gestionar y analizar los datos, adelantándonos a futuras necesidades.

Alicia Davara

adavara@daretail.com