mrc equipos 2¿Cuáles son los nuevos perfiles profesionales que demandan las empresas del retail enfocadas al cliente digital y a la omnicanalidad? ¿Entramos en la era del aprendizaje continuo?  ¿Dónde y cómo reciclarme?

0rP1WQAa_400x400¿El líder nace o se hace ? Una pregunta que nos sirve de apoyo de presentación de esta sesión de tarde de Madrid Retail Congress 2017,  el día 22 de noviembre, dedicada en exclusiva al Retail Digital, la formación, el empleo y el talento (Ver Programa)

Que empezará poniendo en discusión hasta que punto la Innovación, la Tecnología y la ya real robotización podría poner en peligro más de la mitad de los empleos de oficios que desaparecerán a medio plazo.

¿Cuáles son los nuevos perfiles profesionales que necesitan las empresas y cómo formarse y reciclarse ante las nuevas demandas?

Dudas que resolverá en su ponencia Xavi Escales, CEO de Asics Iberia y profesor de programas Executive de IE Business School cuya compañía es un ejemplo de como crecer de la nada-llegó a España hace apenas diez años- y hacerlo con el viento en contra, en plena crisis económica del país.

Un enfoque el de Xavi Escales en las personas “primero las personas” dice su libro, como enfoque el las personas tendrá el debate Think Tank que con el título de  “Construyendo el futuro. ¿Cómo las mejores empresas atraen y retienen a los mejores perfiles? pondrá luz con ejemplos de empresas destacadas por su política de empleo y talento, como es el caso de Leroy Merlin, CBRE o Covirán y Makro.

Decálogo para un buen liderazgo

Mientras llega la cita con Madrid Retail Congress (no olviden, 21 y 22 de noviembre de 2017) dejamos aquí un decálogo elaborado por Page Executive, consultoría especializada en búsqueda directa y selección de alta dirección, que constata que en  nuestros días el liderazgo adopta múltiples formas y tamaños.

Basta con pensar en los últimos CEOs de Apple: Steve Jobs y Tim Cook, con estilos de liderazgo muy diferentes. Si Cook es reconocido por ser más comunicativo y amistoso, Jobs por ser más exigente y estridente. Nuestras diferentes personalidades, estilos de trabajo, rasgos y hábitos se trasladan a múltiples estilos de liderazgo. Así, el de una persona introvertida, será muy distinto al de otra extrovertida.

Sin embargo, con independencia de dónde sea o de su personalidad hay algunas cualidades esenciales que todo líder debería trabajar. Algunas son obvias, otras no tanto. Entre ellas, Page Executive destaca el siguiente decálogo:

· Confianza – en la toma de decisiones empresariales, en su correcta ejecución y en su capacidad de liderazgo, para infundir en su equipo la seguridad necesaria para alcanzar el éxito.

· Fija objetivos compartidos – tener objetivos comunes ayuda a determinar el potencial de su equipo y cómo cada miembro puede contribuir al éxito de la compañía. Se trata de una aproximación inclusiva que fomenta el espíritu de pertenencia.

· Hace suyos los valores corporativos – antes de plantear, individual o conjuntamente, los objetivos corporativos, necesita vivirlos. Sus valores deben formar parte de sí antes de comunicarlos.

· Enseña – los buenos líderes imparten conocimiento, ayudando a sus colaboradores a crecer y brillar. Esto les animará algún día a crear y liderar por sí mismos.

· Recompensa los buenos comportamientos – cuando alguien hace algo excepcional, lo comparte con el resto del equipo. Con ello, crea una cultura que motiva a su equipo a hacerlo bien.

· Abraza el cambio – el cambio es connatural a la vida y a los negocios. Los buenos líderes están siempre preparados para cambiar y buscar oportunidades en tiempos agitados.

· Se cuida – nadie quiere a un líder sobrecargado e infeliz. Se asegura de descansar lo suficiente y de conciliar lo mejor posible su vida personal y laboral. Ello le ayuda a estar preparado para afrontar cualquier reto, y sus empleados se lo agradecen también.

· Transparencia y comunicación – impulsa la comunicación positiva y la transparencia promoviendo la honestidad en el puesto de trabajo. Además, fomenta la libertad de expresión.

· Tiene fuertes convicciones – dice y apuesta por lo que cree. Todo buen líder debe tener estándares altos y querer dirigir el cambio. Creer en sí mismo y en sus convicciones hacen de él un líder confiado.

· Se convierte en el líder que necesitó – recuerda los valores que buscaba en un líder cuando progresaba en su carrera, y trabaja sobre ellos.