Lars Olofsson, revolución Planet

La mayor innovación no solo de 2010 sino también en la historia del comercio en las últimas décadas. Más allá de una reinvención del hipermercado, como se le ha definido, el nuevo formato se encuadra en una auténtica revolución comercial que marcará un antes y un después en el retail en Europa.

Con tres prioridades básicas, precio, productos frescos y experiencia de compra, Carrefour Planet se articula en nueve zonas bien diferenciadas: mercado de alimentación, con productos frescos, sushi o ahumados; productos bio, congelados, bebé, moda, hogar, entretenimiento-multimedia y eventos, un innovador espacio este último para el que destina más de 2.000 m2. Se trata de “seducir” al consumidor con nuevos espacios. Cada área, está gestionada según sus necesidades “no existe una sola receta común para cada categoría” que no son otras que las que demanda el gran público, la nueva sociedad.

Planet busca alejarse del concepto generalista. La política de marcas combina una potenciación de marcas propias y marcas líderes. Marcas propias en aumento para secciones alimentarias “en las que tenemos imagen como enseña” y también en productos como el de equipamiento del hogar “al estilo Ikea” donde la imagen del distribuidor puede ser más que suficiente para ser bien valoradas por el gran público. Otros productos, como pueden ser los de electrónica de consumo, necesitan el apoyo de marcas poderosas. “
Olofsson se muestra orgulloso. “Nos faltaba innovación” ha reconocido. Como también confía en que los resultados de 2010, a pesar de no reflejar como estaba previsto el cambio, supongan “un gran paso hacia delante” Con un”crecimiento sólido de ventas en un entorno difícil” y el modelo Planet “cumpliendo etapas a un ritmo menor de lo proyectado y con resultados prometedores en cinco de los seis establecimientos ya en funcionamiento”. Es cuestión de tiempo

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •