Lidl incorpora bolsas sostenibles en fruta y verdura

 

El proceso de retirada ha comenzado en los 23 establecimientos de la enseña en las Islas Baleares, que se completará en las 580 tiendas españolas a lo largo del presente año

La retirada ha iniciado en las 23 tiendas de la firma en Baleares, que se completará este año en los 580 establecimientos.

Lidl vuelve aprobar en sostenibilidad. La cadena alemana se adelanta al resto de competidores del sector de la alimentación y comienza a sustituir las bolsas de plásticos de la sección de fruta y verdura por otras 100% biocompostables o biodegradables.

Una estrategia global del grupo, que tiene como objetivo reducir el plástico al menos un 20% hasta 2025 y garantizar la reciclabilidad del 100% de sus envases. En ese sentido, la cadena va más allá de las normas de la patronal que se centran en disminuir este material en un 21% en los productos frescos envasados en tiendas hasta 2021.

El proceso de retirada ha comenzado en los 23 establecimientos de la enseña en las Islas Baleares, que se completará en las 580 tiendas españolas a lo largo del presente año. De este modo, Lidl se adelanta a la entrada en vigor de la normativa nacional que prohibirá las bolsas de sección en dos años.

La presente estrategia quita de la circulación más de 110 millones de bolsas convencionales al año en nuestro país (220 toneladas de plástico no biodegradable). La nueva bolsa es compostable, lo que garantiza la biodegradabilidad en un plazo máximo de 12 meses sin poner en peligro el ecosistema, ya que no deja residuos tóxicos.

El coste de producción de estos nuevos productos es cuatro veces más caro que las bolsas tradicionales, lo que supone  un coste de más de 2 millones de euros anuales para la empresa. Sin embargo, el usuario no verá incrementando su cesta de la compra y las bolsas seguirán siendo gratuitas.

Más medidas sostenibles

La compañía continúa trabajando para eliminar el plástico en sus tiendas, con el objetivo de minimizar el impacto en el medioambiente. En el ámbito de la fruta y la verdura, Lidl ya ha sustituido los separadores de plástico de sus envases por material de celulosa y está trabajando, entre otros, en reducir el envasado y, en cambio, aumentar la misma a granel o sustituir el embalaje de la fruta bio, suponiendo todo ello un ahorro anual de 72 toneladas de este material.

Además, la cadena se ha comprometido a quitar los artículos de plástico de un solo uso (cubiertos, bastoncitos para los oídos, etc.) hasta final de año. Otras acciones en las que está trabajando son: el uso de materiales biodegradables para el embalaje, la reducción del porcentaje de este producto en las botellas de marca propia y la utilización del material reciclado en sus envases.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.