(Por Alicia Davara) 

alibaba

Whole Foods by Amazon echaba a andar hace apenas dos semanas. Lo hacía con medidas agresivas, como no podía ser de otra forma en el gigante del ecommerce mundial. Bajadas de precios a niveles nunca antes vistos en productos básicos y de gran demanda.  Los primeros resultados, una vez más le sonríen.

El líder en ecommerce firmaba en el pasado mes de junio el preacuerdo de adquisición por 13.400 millones de dólares, de Whole Foods Market, considerado como un retailer diferenciado, el “rey de los alimentos orgánicos” con 462 tiendas en todo el mundo y 87.000 empleados.

Amazon anunciaba entonces su objetivo. Presentar un nuevo concepto de supermercado, orgánico, con política de descuento  y todo canal. Los pilares, además de precios bajos en los productos de mayor venta,  una integración de canales, offline y online indiferenciados.

La puesta de largo se salda de forma más que exitosa.  Después de bajar los precios hasta un 43 %  en algunos alimentos, el resultado no se hizo esperar.  Un 25 % más de clientes consiguió la cadena de supermercados ecológicos en los dos primeros días de actividad ya con los nuevos gestores.

Foursquare Labs, recopiló todos los datos de los usuarios que entraron con sus smartphones  en las tiendas de  Whole Foods en esos primeros días.  Según la plataforma, el tráfico en las tiendas se incrementó de media un 25% en comparación con el mismo periodo de la semana anterior.  Y en ciudades  como Chicago, el número de usuarios llegó a elevarse hasta un 35%.

La estrategia precios bajos cada día, no queda ahí. El líder del ecommerce mundial anuncia también planes de agilización de la integración del programa de fidelización de la cadena de supermercados en Amazon Prime de forma que los clientes obtengan determinados beneficios adicionales en las tiendas físicas.

En paralelo, los productos de marca propia de Whole Foods estarán disponibles en Amazon.com, AmazonFresh, Prime Pantry y Prime Now. La integración online y offline contempla también realizar la compra de forma electrónica y obtener el pedido, o atender las devoluciones, en tienda por medio de puntos de recogida Amazon Lockers que se instalarán en los supermercados físicos.

Amazon lidera el ecommerce mundial y quiere también ser el líder en supermercados de proximidad y precios bajos.  WalMart, el retailer más fuerte del planeta, reacciona aliándose con Google.

Y MIENTRAS ALIBABA…

Nuevo récord en bolsa y nuevo anuncio de previsiones para 2017. Al alza sobre los propios análisis más favorables.

Alibaba, el gigante asiático, no para. En el transcurso de su conferencia anual con analistas, desvelaba  sus previsiones para su ejercicio fiscal 2017-2018 en el que espera crecer en su cifra de negocios entre un 45 % y un 49 %, porcentaje muy por encima del 35 % estimado por los expertos financieros.

Anuncio lanzado, crecimiento de sus títulos en bolsa hasta un 13 % para alcanzar en la mañana del comunicado oficial una capitalización bursátil de 355.000 millones de dólares (317.000 millones de euros).

Cuando Alibaba salió a Bolsa, en septiembre de 2014, la expectación era grande, aún con dudas por algunos analistas, la llegada al mercado bursátil  del grupo asiático se saldó con  unas recaudación récord – cerca de 22.000 millones de euros. Entonces Jack Ma, fundador del grupo, buscaba liquidez suficiente para expandirse por Europa y América y cumplir sus aspiraciones de superar a Google y Facebook.

Algunos analistas consideran ya que antes de 2020, el líder asiático superará a Amazon en Capitalización búrsatil. Se avalan en datos puntuales.  Las acciones de Alibaba se revalorizaron más del 81 % este año y esto no ha hecho más que empezar.

Con una cuota de mercado del 80 % de todo el comercio electrónico en China, el ascenso del país como una superpotencia tecnológica  con crecimientos en innovación superando ya al propio Estados Unidos, y la fuerza inversora en este aspecto del gigante asiático, podrían suponer un vuelco en posiciones que en la actualidad parecen imbatibles. Sus primeras pruebas de un sistema de pago basado en el reconocimiento  facial en un restaurante en la ciudad china de Hangzhou, son solo un ejemplo de las ambiciones de  Jack Ma, el fundador de Alibaba, mucho más allá de sus excéntricas fiestas empresariales.

En el sector del retail, la velocidad manda.