cashback

Si echamos la vista atrás unos 15 años y hacemos una comparación con el mundo en el que vivimos ahora, nos encontraremos con una realidad totalmente diferente.

(Por Joaquín García de la Brena )

Joaquin Cashback World.1jpg

Actualmente, las empresas líderes son compañías que basan su facturación en el mercado online. Los hábitos de consumo y la transformación digital han cambiado al compás de la aparición de nuevas experiencias de compra. La sociedad se reinventa, adaptándose a los factores externos que condicionan nuestro estilo de vida.

Las nuevas generaciones juegan un papel fundamental en este proceso de cambio, ya que son una gran parte de la cuota de clientes de grandes, medianas y pequeñas empresas. Unos clientes que han ido creciendo con la entrada de internet, la telefonía móvil y la innovación tecnológica y por ello, nuestro principal objetivo es adaptarnos a su comportamiento siendo conscientes de que ya no solo buscan la adquisición de un producto, sino también un valor añadido con el que identificarse.

Sin embargo, no todos los actores de una misma sociedad caminan al mismo ritmo. Las Pymes y comercios españoles, por ejemplo, siguen arrastrando una brecha que, quizás debido a la dura crisis económica, se ha acentuado todavía más. Una encuesta del INE revela que en 2016 solamente un 4,5% de empresas de menos de 10 empleados realiza ventas online y que solo una de cada cinco empresas de más de 10 empleados se había lanzado a las ventas por internet.

Los datos anteriores se contraponen con la encuesta del INE sobre el uso que hace de internet la población española. Este análisis arroja datos como que 5 de cada 10 españoles (de edades comprendidas entre los 16 y 74 años) ha adquirido al menos un producto a través de internet en los últimos doce meses, gastando 63 euros de media en cada compra online.

Iniciativas como el cashback nacen con la idea de ayudar a empresas, entre ellas las pymes, a embarcarse en el lógico proceso de transformación digital, el cual podría significar la atracción de millones de clientes a través de la potenciación de los puntos fuertes del mercado local: fidelización, descuentos mediante el reembolso en efectivo en cada compra, trato cordial y atención personalizada. Ese punto de encuentro entre las nuevas tecnologías y la tradición debe ser la base para sorprender a los clientes.

El cashback consiste en el reembolso de dinero en efectivo a cada usuario tras realizar una compra en alguno de los establecimientos adheridos a la comunidad, en este caso de Cashback World, tanto en establecimientos comerciales como en negocios online.

En resumen, todas estas estadísticas reafirman el hecho de que la venta online no es el futuro, sino una realidad para todos los comercios y Pymes, que tienen que afrontar con naturalidad y sin miedo, poniendo en marcha iniciativas para explotar un nicho de mercado muy potente.

Joaquín García de la Brena, es managing director de Cashback World España