coffeerobotcnet

La interacción con robots llegará pronto. Desde los bots en chats para asistencia al cliente hasta experiencias que incluyen comprensión de lenguaje y de toma de órdenes y transacciones financieras.

Según la GSMA, la asociación que integra a toda la industria de tecnología móvil y que organiza el Mobile World Congress en Barcelona, la interacción humano-robot comenzará a tener sus usos comerciales  en 2018.

La era de la robotización llega. Robots los hay para todos los usos y gustos, desde los del simple entretenimiento en tienda, hasta los que facilitan la gestión en la trastienda.

Hace un año, hablamos en estas páginas de  un robot-vendedor en periodo de prueba en una de las tiendas más emblemáticas de Best Buy en el barrio de Chelsea, en Manhattan, Nueva York.

Tiene nombre, Chloe. Y está sincronizado, o interactuando, con los kioscos interactivos con nueve pantallas táctiles visibles en el espacio de venta. El comprador solo tiene que seleccionar en ellos una entre las 15.000 referencias de DVDs, CDs o videojuegos que tiene en su oferta Best  Bay y de forma veloz Clhoe recibirá el pedido.

Una idea excelente para una categoría de productos de infinitas referencias entre las que el robot mecanizado se moverá y seleccionará para realizar la entrega en el carro de la compra en pocos minutos.  Pedidos instantáneos y ampliables incluso a cuando el punto de venta está cerrado, dado que los kioscos interactivos son accesibles desde la entrada en el exterior de la tienda.

ROBOT BARISTA

A principios de año, Cafe X Technologies abría en San Francisco su primera cafetería robótica en los Estados Unidos.

El que mostramos aquí se llama Gordom y puede  servir siete bebidas, incluyendo espressos y café lattes, por alrededor de $ 2.25 a $ 2.95 por taza de 8 onzas. Después de elegir el tipo de bebida, sabor e intensidad de sabor, los clientes ingresan un número móvil para obtener un código de cuatro dígitos y luego pagar. Cuando su bebida está lista, reciben un mensaje de texto.

En el Mobile World Congress, el protagonista fue Seoung, un robot barista que  puede seguir el rostro del cliente a través de una cámara web, y escucharlo a través de Siri o Google Now. De esta forma la conversación con el cliente y su pedido es tan real como lo sería entre humanos.

La reflexión.  ¿Diversión, experiencia de compra o ahorro de costes en capital humano?