El informe revela que más de la mitad del mercado está en manos españolas (55%) y el resto en operadores foráneos, cuya actividad se centra en España, tiendas que comercializan prendas de importación.

Por segmentos, gana la ropa de niño/niña (80%), quedando el resto para bebés (20%), categoría que amplía su oferta de año en año. Colecciones que se venden más en las cadenas de tiendas, principal canal de distribución (51,9%).

Las pequeñas empresas y el comercio tradicional pierden terreno, a favor de la concentración del mercado. Los cinco primeros operadores concentran el 42,3% del negocio, que llega hasta el 59% e el caso del top ten.

Los grandes almacenes y los hipermercados reúnen una cuota conjunta del 41,4%, dejando algo más del 6% para otros circuitos de venta.

Las previsiones de DBK para 2012 apuntan al alza del mercado, estimando un crecimiento del 1,4%. Los detallistas multimarca seguirán perdiendo puntos. Se espera un estancamiento del peso de las grandes superficies y un avance de los sucursalistas y franquicias.

Por otra parte, las ventas exteriores seguirán aumentando, ante la madurez del mercado interior, favorecidas por la apertura de puntos de venta propios o franquiciados y también a través de acuerdos comerciales con otros distribuidores.