Collage of woman clothing and accessories isolated on white

Collage of woman clothing and accessories isolated on white

Con motivo del 70 aniversario del bikini, vente-privee, ha realizado un informe en el que se analizan las tendencias de consumo de la ropa de baño de los españoles y sus gustos y preferencias. Al contrario de lo que ocurre en lencería donde las españolas prefieren la comodidad, en moda de baño lo prioritario es la estética. Y en el caso de las compras online, seis de cada diez< se realizan a través de un accesorio móvil.

En general, en Europa casi el 80% de las compras online de ropa de baño las realizan las mujeres, especialmente de edades entre 40 y 64 años. Sin embargo, en España esta cifra  se alza hasta el 85% y la franja de edad es más joven – entre 35 y 49, acorde a la penetración del ecommerce en nuestro país.

Además el gasto medio por compra es medio-alto, situándose en torno a los 70€. Destaca cómo cada vez los dispositivos móviles ganan más peso en las compras online, y concretamente en esta categoría ya concentran el 60% de las ventas, reforzado por la movilidad durante los meses estivales.de ropa de baño en España son a través de dispositivos móviles.

Por tipo de prenda, tres de cada cuatro mujeres españolas prefieren utilizar bikini,  frente a otros tipos de modelos, como el bañador o el trikini. Estas últimas prendas han vuelto a estar en alza entre el público más joven en los últimos año, con un incremento de su compra del 24%. En cómputo global, la ropa de baño supone el 30% de las ventas de su sector en vente-privee

70 años del popular bikini

El origen del bikini data de 1946 cuando Estados Unidos realizó varias pruebas nucleares en el atolón de Bikini. Cinco días después tuvo lugar el primer desfile de presentación de la prenda, y la modelo que lo iba a lucir advirtió que “el desfile iba a ser una bomba más potente que la que explosionó los días previos.” El uso de la prenda se generalizó casi inmediatamente como un símbolo de liberación de la mujer.

Sin embargo, en España tuvo que vencer las rígidas normas morales de la dictadura franquista y tardó algo más de tiempo en aceptarse. Las tres primeras ciudades españolas en permitir el bikini en sus playas fueron Benidorm, Marbella y Santander, que vieron esta atrevida prenda un reclamo turístico para los extranjeros y consiguieron vencer la reticencia moral de la época.

LAS PREFERENCIAS

En cuanto a formas, diseños y cortes, las españolas tienen gustos diferenciados, especialmente dependiendo de la franja de edad. Respecto a las partes de abajo, si bien lo más buscado es la braga normal –adquirida por el 75% de las españolas- se ha visto un importante incremento (11%) en el corte de braguita tipo brasileña, y el 12% demanda la braga ajustable en los laterales, ya que se adapta a todo tipo de caderas.

En cuanto a las partes de arriba, la tendencia entre las mujeres más jóvenes es la de los bikinis bandeau debido a que dejan menos marcas al tomar el sol. En cambio las mujeres con más pecho o mayores de 50 años optan por aquellas que van dotadas de aro, tipo halter, o con copa para tener más sujeción.

El tejido que triunfa sigue siendo la lycra, aunque otros tejidos como el crochet o el algodón tintado comienzan a ganar adeptas. Respecto a colores y estampados, predominan los azules (12%), seguido por los rojos (10%) y los cítricos (6%). La combinación más habitual es azul-blanco y blanco-negro, y el 6% busca estampados florales aunque las rayas marineras y los lunares son muy demandados por las españolas. En los últimos años se ha visto también un gusto por el acabado con volantes (34%) así como por las hebillas metalizadas, las bolitas y cuentas decorativas y los flecos.

Hay que destacar que siete de cada diez españoles se pone a dieta de cara al periodo estival con el propósito de perder entre uno y cinco kilos. Concretamente, el 30% empieza en torno a dos meses antes de verano y sorprende que 9 de cada 10 lo hacen sin asesoramiento médico. De hecho, el 13% de las mujeres recurre a planes dietéticos populares o que encuentran en revistas o Internet.

En cuanto a los motivos, el principal es para sentirse mejor consigo mismo (75%), seguido por la cuestión estética (38%) y para lucir el bikini en verano (35%). Sólo el 27% lo hace por motivos de salud.

Ver el Informe completo aquí