transformacion digital

Casi la mitad de las empresas se definen a sí mismas como nivel “cero” o “uno” en transformación digital. Los datos los aporta un estudio realizado por Exevi entre más de 150 compañías españolas de tamaño medio y grande.

¿En qué momento está la Transformación Digital en España?. Según Exevi, el estado empuja para ser competitivo en el nuevo entorno internacional, con iniciativas propias como el SII y otras venidas de Europa como el GDPR. Estas iniciativas empujan a las empresas a avanzar en su nivel de digitalización, a aumentar su seguridad y otras medidas.

El catalizador es legal y normativo, pero tiene fuertes implicaciones en Tecnología, Procesos y Personas. Cuando la transformación se produce de forma más sutil, no obligatoria como, por ejemplo, en los casos de la automatización de los tickets de gasto y viaje mediante aplicaciones, las empresas logran una altísima productividad en los procesos.

Para la clasificación, el estudio parte de distintos niveles de procesos de digitalización:

• Nivel 0, ausencia total de transformación digital.
• Nivel 1, aplicada a proyectos o departamentos aislados.
• Nivel 2, aplicada a proyectos múltiples o varios departamentos sin conexión entre ellos.
• Nivel 3, con enfoque global y estructurado.
• Nivel 4, es un proceso continuo e integrado en toda la empresa.

Las empresas de Nivel 0 y 1 sufren con estas decisiones de la Administración Pública y, por ahora, ésta las deja al margen en muchos de estos procesos obligatorios porque suele coincidir con que su tamaño no les obliga a dar determinados pasos.

Las empresas del Nivel 3 y 4 tienen más fácil llevar a cabo cualquier cambio y aprovecharlo para obtener los beneficios que de él se deriven. No hace falta que les empuje la legislación para que inviertan en mejorar sus procesos, por sí mismas toman decisiones.

El mismo estudio señala que, cuando la transformación se produce de forma más sutil, no obligatoria como, por ejemplo, en los casos de la automatización de los tickets de gasto y viaje mediante aplicaciones, las empresas logran una altísima productividad en los procesos.
Sin entrar en asuntos como inspecciones o recaudación, el SII será positivo en cuanto a que facilitará, a medio plazo, la elaboración de impuestos. Sin embargo, será un inconveniente para muchas compañías durante bastante tiempo, además de suponerles un riesgo adicional de sufrir sanciones si no cumplen.