foto (1)

Expertos en cambio climático a nivel mundial abordaron hoy sus efectos sobre los ecosistemas marinos durante  el Congreso Internacional FAO-CONXEMAR celebrado en Vigo.

El Congreso ha contado  con la presencia de más de 80 autoridades nacionales e internacionales de todos los continentes, entre ellos 9 Ministros de Pesca, y casi 400 asistentes de todo el mundo en total.

John Pinnegar, director de Cambio Climático del CEFAS (Centre for Environment, Fisheries and Aquaculture) de Reino Unido, ha sido el encargado de la primera ponencia del Congres. Pinnegar ha señalado que los océanos absorben el 90% del calentamiento y el 50% de las emisiones de carbono a la atmósfera.

Según el ponente,  hay 24 zonas geográficas en las que se ha registrado un mayor calentamiento de sus aguas, una media de 1,48ºC en los últimos 100 años. El pH de la superficie del océano, se ha reducido 0,1 unidades pH desde el inicio de la revolución industrial.

Y además ha alertado de que uno de los efectos del cambio climático sobre las pesquerías será la redistribución geográfica de los stocks pesqueros, que provocará un incremento de las capturas de entre el 30 y el 70% en latitudes altas y una reducción de más del 40% en los trópicos.

Stefania Vannuccini, senior fisheries officer de FAO, explicó en su intervención que el calentamiento del agua está propiciando el desplazamiento de determinadas especies. Según estimaciones de la FAO, se prevé que la biomasa pesquera disminuya en las zonas tropicales y que aumente en las áreas templadas.

Como consecuencia, la disponibilidad de productos pesqueros variará en función del cambio climático que se produzca en sus hábitats, afectando a la subsistencia de millones de personas que tienen la pesca como medio de vida.

 

 

En la última sesión del Congreso, Simon Buckle, director de la División de Clima, Biodiversidad y Agua de la OCDE, ha señalado que si no se aplican nuevas políticas climáticas, los costes macroeconómicos del cambio climático en el sector, serían de entre el 1% y el 3,3% del PIB mundial en 2060.

Por su parte, Xavier Vincent, Global Lead for Fisheries del Banco Mundial, señaló durante su intervención que, dependiendo del escenario previsto, el sector podría sufrir una pérdida anual de entre 17.000 y 41.000 millones de USD en valor de desembarque por el impacto del cambio climático, lo que se traduciría en una pérdida de ingresos en los hogares de entre 4.000 y 6.000 millones de dólares, ha señalado .

En 2016, el Banco Mundial publicó un estudio que señala que se necesitarían entre 419 y 1.025 millones de dólares en 2050 para compensar la pérdida de ingresos brutos en la industria pesquera. Por su parte, en los últimos 7 años, este organismo ha movilizado alrededor de 58.000 millones de dólares para combatir los efectos del cambio climático, lo que supone un 21% del total de préstamos del Banco para ese periodo.

 

Todos estos factores contribuirán a un alza de los precios a media que la demanda supere la oferta. Existen varias formas de combatir el cambio climático; entre ellas aplicar políticas de comercio sobre los aranceles que reduzcan significativamente el coste de las tecnologías de energías limpias y propiciar su expansión. “Tenemos pruebas de que el comercio y la innovación en tecnologías verdes van de la mano”, aseguró.