El informe, presentado en el marco de Alimentaria 2012, confirma que “ la tendencia convenience que nace en respuesta a los cambios sociodemográficos experimentados por un consumidor que necesita soluciones de comida para cualquier momento y lugar, se está instalando con fuerza en nuestro país y también en el resto de Europa ofreciendo múltiples oportunidades tanto a empresas de gran consumo como a restauradores”.

El 84% de los consumidores afirma que la principal razón por la que compra comida preparada es porque no tiene tiempo para cocinar. El instituto británico de investigación IGD prevé que esta tendencia crezca en Reino Unido un 5,5% anual hasta 2016, frente al 3,7% que lo hará en total de gran consumo.

Los datos de la investigación confirman que el concepto convenience seguirá desarrollándose. “La clave del éxito será la capacidad de adaptación a cada mercado, ofreciendo al consumidor soluciones que les permitan ahorrar tiempo y esfuerzo en el proceso de compra y consumo”.

AECOC anima a los fabricantes a realizar un esfuerzo para desarrollar nuevos productos alineados con esta tendencia, destacando el potencial de segmentación de sus clientes.

En el caso de los distribuidores, la oportunidad vendrá de introducir nuevos productos o secciones en tienda y “educar” al cliente en la compra de conveniencia.

Por su parte, los restauradores podrán simplificar procesos de preparación, segmentar clientela, ofrecer servicio a domicilio, venta para consumo inmediato o abrir nuevas vías de colaboración con sus proveedores.