zalando

Todo es grande en Zalando. Ventas disparadas, hasta 2.950 millones de euros , un 33 % más que un año antes  y casi tres veces triplicó sus beneficios hasta los 121, 5 millones de euros frente a los 47,1 millones de un año antes. ¿Quién puede decir lo mismo?.Sin descartar posibles adquisiciones. Así es la visión del gran ecommerce de moda mundial que arrasa.

Cifras todas si no sorprendentes, es la marca ecommerce más ejemplar, si para seguir manteniendo esa estela. Ejemplo o modelo a imitar. Ventas crecientes en tres dígitos, superando incluso el crecimiento del 25 % del ejercicio anterior. Beneficios al alza y claros objetivos de negocio

Empezando por seguir creciendo. Discretos en sus estimaciones,  solo un 25 %, la compañía espera la compañía este año, se apoyará en un nivel inversor también a lo grande. Hasta 200 millones destinara  Zalando  en 2016, incluyendo posibles adquisiciones. Así lo ha afirmado Rubin Ritter, uno de los máximos ejecutivos del e-retailer  quién reconoce su fuerte posición en el mercado “nunca fue más fuerte y aún tenemos grandes oportunidades ante nosotros”

EL DATO

El aumento del tráfico en dispositivos móviles. Un 60 % más en 2015 y hasta 16 millones de descargas de su aplicación frente a los 7 millones del año anterior

EL SECRETO

Una estrategia centrada en el cliente buscando aportar mayores servicios. “La capacidad de la empresa de aportar soluciones personalizadas en el competitivo mercado de moda online”

Para ello, la empresa de origen alemán, creada en 2008 y con actividad directa en 15 países, invierte una buena parte de sus presupuestos en comunicación y marketing y en soluciones móviles en línea con las nuevas expectativas de los consumidores.

Zalando cerraba su anterior ejercicio, el de 2014, año en el que desembarcaba en bolsa, con una facturación de 2.214 millones de euros y un beneficio bruto de 29 millones de euros.

En el pasado verano, la empresa abría su segundo centro tecnológico en el extranjero, concretamente en Helsinki (Finlandia) a pocos meses de poner en marcha el almacén de Dublin (Orlanda)  en abril del mismo año.